Jorge Güiro | Photo & Film

Blog

 

El Dominó

Muy pocos lo eligen como algo representativo o simbólico, pero creo que entre la ceiba, la palma real, el ron, la caña de azúcar, y el tocororo, el dominó pide a gritos su espacio. 

Es sin lugar a dudas el juego de mesa preferido de todos los cubanos. Ya en muchos países se juega y con mucha tradición pero sin caer en un discurso chovinista, pienso que el cubano ha impregnado en el dominó rasgos esenciales de su idiosincrasia como las frases, los gestos, el tono de hablar, el refranero y los dicharachos que lo hacen peculiar entre la multitud.

Lejos de ser un juego en el que todos quieren ganar para así demostrar sus aptitudes y fortalezas, el dominó es una reunión social, es el espacio donde convivimos y nos acercamos a nuestra comunidad, para hacer rico nuestro día. El dominó no es un simple pasatiempo de mesa, es la muestra fehaciente de nuestra personalidad como pueblo, es una reunión familiar, es el llamado al juego sano que estimula la unión para así poder comprendernos y aceptarnos.  

Al final estarán todos de acuerdo que ante una propuesta como esta, nadie se pasará con fichas.